Medio Ambiente toma medidas para preservar la palmera canaria

El Cabildo de Tenerife encarga la catalogación e identificación de la palmera canaria con el objetivo de garantizar la conservación de esta especie, contabilizando más de 15.500 ejemplares.
Palmeras-2
Los palmerales se localizan en distintas zonas de la Isla, especie que soporta condiciones extremas de temperatura (cedida).

La catalogación de la palmera canaria o phoenix canariensis para garantizar la conservación de esta especie vegetal en la isla de Tenerife centra uno de los trabajos que desarrolla en la actualidad la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo tinerfeño, proyecto en el que colabora la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Al respecto, se destaca que la isla cuenta con más de 15.500 ejemplares entre los distintos palmerales que se encuentran en entornos rurales y en espacios protegidos, por ello el estudio tomará en cuenta la situación geográfica, el estado de conservación y la superficie terrestre que la rodea, entre otras variables.

“Se trata de una de las especies vegetales endémicas más representativas del Archipiélago canario y un símbolo de nuestro paisaje que exportamos a todo el mundo a través del turismo que llega cada año a Tenerife”, afirma el consejero de Medio Ambiente, José Antonio Valbuena, quien añade que otro de los objetivos que se persigue con este proyecto es mejorar el conocimiento de la población sobre esta variedad emblemática.

En toda la Isla

En la actualidad, las poblaciones de palmera canaria se pueden encontrar en todo el perímetro de la Isla, desde prácticamente el nivel del mar, adentrándose en el dominio del tabaibal-cardonal y en las formaciones arbóreas que pueden soportar condiciones extremas de temperatura.

Tienen grandes habilidades para la captación del agua freática, por lo que preferentemente se localizan en los cauces de barrancos o en las laderas de los mismos. De hecho, la phoenix canariensis es capaz de explotar acuíferos a ciertas profundidades, a la vez que soporta una prolongada sequía en el suelo, lo que le da ventaja frente a otras especies. El hábitat natural de esta especie ha sido tradicionalmente aprovechado para la agricultura, por lo que también es muy frecuente encontrar palmerales fragmentados por los lindes de los cultivos.

Te puede interesar