La desalinización de 9.200 metros cúbicos al día resolvería la escasez de agua en la Isla Baja

Cabildo de Tenerife y Asaga Canarias proponen impulsar dicha actuación para resolver los problemas hídricos en zonas del Norte y elevar la calidad del agua agrícola.
reunion aguas
En la reunión se acordaron medidas para paliar la escasez de agua agrícola en zonas del Norte de Tenerife (cedida).

La complicada situación que están viviendo los agricultores de la Isla Baja como consecuencia de la escasez de agua de riego  para los cultivos se resolvería con la desalanización de 9.200 metros cúbicos de agua al día, según se resaltó de la reunión celebrada recientemente entre el Cabildo Insular de Tenerife y la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (ASAGA Canarias ASAJA), presida por Carlos Alonso y Ángela Delgado.

En este sentido, se destaca que dicha propuesta se llevaría a cabo una vez se realicen los ensayos con tecnología de ósmosis inversa para el tratamiento de aguas provenientes de la Comunidad Hoya del Cedro (Icod de Los Vinos) y tras comprobar la viabilidad de esta tecnología en la mejora de la calidad de dicha agua.

Actualmente, de las 800 pipas por hora disponibles están aprovechándose 250 pipas por hora que, sin tratamiento previo, se mezclan con el agua producto de la planta desaladora de Buenavista del Norte para aumentar los caudales disponibles para la agricultura. Sin embargo, con la tecnología de electrodiálisis no ha sido viable mejorar las condiciones del agua de Hoya del Cedro, explican a través de un comunicado.

Otras alternativas

En el caso de que los ensayos por ósmosis inversa no resultaran satisfactorios otra solución aportada por ambas partes consiste en la ampliación de la planta desaladora de Buenavista del Norte en un módulo más con la finalidad de aumentar la capacidad de tratamiento de las aguas provenientes de la Comunidad de Regantes La Federación. De esta manera, se incrementarían los caudales provenientes de la Comunidad Hoya del Cedro sin tratar, aunque su puesta en marcha no sería posible antes del verano de 2019.

A más largo plazo, en un periodo superior a cinco años, podría ejecutarse la conducción que uniría el Valle de La Orotava con la Isla Baja para transportar inicialmente agua de pozos con caudales de buena calidad que podrían rondar las 400 pipas por hora en épocas de lluvias. A medida que se fueran completando las obras de transporte pendientes, se podrían aprovechar las aguas depuradas del Valle de La Orotava que también se incorporarían a estos caudales.

"Es de vital importancia que se priorice la cantidad de agua disponible, que se fije un precio asequible para los agricultores pero también que se atienda a la calidad de los caudales dado que un exceso de salinidad conlleva un deterioro significativo para nuestros suelos en detrimento de las producciones”, se afirma desde Asaga Canarias.

Cabe recordar, por ejemplo, que el plátano, cultivo predominante de la Isla Baja, necesita agua que no supere los 900 microsiemens de conductividad eléctrica.

Te puede interesar