Los jóvenes de Lanzarote recuperan más de 12 toneladas de pilas usadas en cinco años

En la edición de este año la fundación Ecopilas destinará un 1 euro por cada kilo reciclado para reforestar una zona degradada de la Isla.
pilas
En la presentación de la campaña se destacó la alta aceptación de esta campaña (cedida).

La isla de Lanzarote se ha convertido en referente a nivel nacional en el reciclaje de pilas usadas al recuperar en cinco años más de 12 toneladas de las mismas, proyecto escolar que vuelve a ponerse en marcha bajo el eslogan “¡Ponte las pilas!” y que impulsa el Cabildo y la fundación sin ánimo de lucro Ecopilas.

En dicha propuesta participarán más de medio centenar de  centros educativos de infantil, primaria y secundaria de Lanzarote, enmarcados en el proyecto de reciclaje en centros educativos ReciCole, según señalaron la consejera de Juventud del Cabildo lanzaroteño, Patricia Pérez, el presidente de Ecopilas, José Pérez, y el director insular de Educación, Mario Pérez, durante la presentaron la campaña 2017/2018.

en rueda de prensa .vuelven a poner en marcha la exitosa campaña escolar que este año cuenta con una interesante novedad: por primera vez, se promoverá un proyecto de reforestación en la isla con especies vegetales autóctonas.

 “A lo largo de todas sus ediciones y concursos, los jóvenes de la isla se han convertido en un referente nacional al liderar el reciclaje de pilas usadas”, explicó Pérez. No obstante, en 2016 los dos centros educativos que más pilas recogieron en toda España fueron lanzaroteños, concretamente el Capellanía de Yábago y el Arenas Internacional.

En las cinco ediciones anteriores de los concursos ¡Ponte las pilas! se lograron reciclar 12.753 Kilos de pilas usadas, “un hito que no hubiera sido posible sin la colaboración de todos: centros educativos, alumnos, profesores, familias y vecinos”, reconoció Patricia Pérez. De hecho, en la última edición del concurso 2016/2017 se reciclaron 2.215 kilogramos de pilas usadas en 49 centros educativos.

El bosque Ecopilas

En ese sentido, el director insular de Educación destacó la implicación de la comunidad educativa lo que, a su juicio, “ se refleja en el éxito de la campaña, y ha propiciado el aumento del número centros de educación (colegios e institutos) que se han sumado a esta acción ambientalista”.

El consejero delegado de Ecopilas, José Pérez, expresó que los objetivos que persigue esta campaña son tres: “dar un tratamiento adecuado a las pilas usadas para evitar la contaminación del entorno; recuperar más del 75% de los componentes de las pilas usadas a través del reciclaje; y, finalmente, desarrollar un proyecto colaborativo de educación ambiental y de concienciación social a través de un proyecto de reforestación”.

En este sentido, por cada kilogramo de pilas usadas recicladas en la campaña se aportará 1 euro para reforestar un espacio degradado de Lanzarote con especies vegetales autóctonas, ejemplares arbustivos como veroles y tabaibas, entre otros.

La parcela que se reforestará será de carácter público y la plantación se realizará en noviembre de 2018, la cual se llevará a cabo por el alumnado de los centros educativos que más cantidad de pilas hayan reciclado. La parcela restaurada y reforestada se denominará El bosque Ecopilas.

Te puede interesar