PROBLEMAS Y BENEFICIOS DE LA AGRICULTURA CANARIA

Por Alfredo Goñi

Primero quiero hablar de algunos de los problemas que tiene la agricultura en Canarias:

El agua: La buena agricultura necesita agua de calidad. Aquí, en Canarias, encontrar agua de baja conductividad, no es fácil y si la encuentras, es carísima. Debido a la extracción masiva del agua de los acuíferos canarios, cada día, el agua que se extrae de pozos y galerías, es de peor calidad y al haber aumentado considerablemente la población, el consumo se multiplica y todo esto nos lleva a que tendremos que depender, en el futuro, del agua desalada. ¿La producción del campo dará para este aumento de gastos?

Semillas: Cada día más caras y no siempre con la debida calidad.

Productos fitosanitarios: Al pedirse cada día que los productos que se utilicen para combatir las plagas sean lo menos dañinos para nuestra salud, obligan a utilizarlos con más frecuencia y cada vez más caros.

Fertilizantes: Antes se hacía un verdadero reciclado, ya que, al tener animales domésticos en corrales al lado de casa, se aprovechaban muchos de los deshechos en su alimentación, las camas de los animales, deposiciones, restos de podas, desechos orgánicos de las viviendas, al final, todo acababa en el estercolero que daba el mejor de los fertilizantes. Ahora se nos ha agudizado la pituitaria y todo es desagradable y huele mal, por lo que acabamos utilizando los abonos químicos que poco a poco salinizan la tierra.

Mano de obra: Si no lo podemos hacer nosotros mismos, ayudados por cierta maquinaria, es prácticamente prohibitivo el plantar.

Venta de los productos cosechados: Aquí aparece el intermediario que por pasar los productos de unas manos a otras, quiere ganar más que el propio agricultor, y lo logra. Que el agricultor que estuvo detrás de lo cosechado varios meses, pagando semillas, abonos, productos fitosanitarios, agua,... es al final el que menos emolumentos percibe por sus productos

Consumo: ¿Encontramos nuestros productos en los supermercados y grandes superficies? ¿Los hoteles y restaurantes consumen nuestros productos? ¿Es fácil colocar nuestros productos después de cosechados? ¿Somos los canarios consientes de que debemos consumir los productos de aquí porque ayudamos a nuestros agricultores y son de mejor calidad?

Reflexión de nuestros agricultores: ¿Vale la pena plantar los campos?

Si a esto añadimos que no te dejan hacer un cuarto de aperos donde guardar unos sacos de papas para tu consumo y alguna semilla, un barrilito de vino y poner una azada, una barra y algo más. Que no puedes hacer un pequeño baño para que si llevas a tu señora a ayudarte, no tenga que hacerlo detrás de alguna parra o debajo del nisperero,... Que para levantar una pared, que se cayó, tienes que sacar un proyecto y legalizarlo, lo que te lleva mucha pérdida de tiempo y cuesta más caro que hacerla...

Debemos hablar de los beneficios:

Productos de calidad: ¿Tiene algo que ver una papa plantada aquí con las que vienen de fuera? Lo mismo podemos preguntar con cualquier otra fruta o verdura. La calidad y el sabor de nuestros productos son incomparables.

Reciclaje de los deshechos para producir fertilizantes.

Limpieza de los campos y montes para que si se produce un incendio, no sea prácticamente imposible pararlo.

Un campo plantado y verde atrae la mirada del todo aquel que le guste la naturaleza. Es un aliciente para el turismo.

Si en cada pueblo hubiera un mercado del agricultor donde cada uno pueda vender directamente sus productos, no solo le ayudaría al conseguir mejores precios de venta, sino que ayudaría al consumidor, comprando productos de calidad, muy frescos y a mejores precios.

¿Se pueden utilizar las aguas recicladas y no tirarlas al mar?

Antes, en los cauces de los barrancos, se hacían presas que se iban llenando cuando por el barranco corría agua, aprovechándola antes de que fuera al mar. Ahora lo prohíben.

Con ayudas, un joven si ve que puede producir rentabilidad y su familia posee terrenos, a lo mejor se interesa por la agricultura convirtiéndose en autónomo.

Habría un ahorro considerable al no consumir productos importados

Por todo lo dicho: Hay que ayudar a tener nuestros campos plantados y limpios. Para ello, los poderes públicos, debe prestar toda la ayuda posible al agricultor, para que pueda vivir bien de su trabajo del campo, por el solo hecho de que esté todo cuidado y verde y si encima nos da los manjares que son los productos del campo canario, vale la pena.

 

            Alfredo Goñi. 2017