Lacasmi, 30 años dedicada a los vinos

San Miguel de Abona Por
La bodega sanmiguelera Lacasmi celebró su 30 aniversario reconociendo la implicación y esfuerzo de los socios en su apuesta por el sector vitivinícola.
30 aniversario
El acto se celebró en el museo de historia Casa de El Capitán (cedida).

El municipio de San Miguel de Abona se ha convertido en un referente vitivinícola no solo en la comarca sino también en el contexto del Archipiélago con el esfuerzo llevado a cabo por los agricultores-viticultores de dicho pueblo sureño, como así se constató en el transcurso del acto de celebración del 30 aniversario de la bodega de la cooperativa agrícola San Miguel ( Lacasmi)  en el museo de historia Casa de El Capitán y bajo la presidencia de Ángela Delgado, quien estuvo acompañada por el alcalde sanmiguelero, Arturo González, así como por los consejeros de Agricultura del Gobierno regional y del Cabildo de Tenerife, Narvay Quintero y Jesús Morales, respectivamente, entre otros cargos públicos locales, regionales e insulares, además de numeroso público que acercó para festejar dicha conmemoración.

En este sentido, se destacó el papel que ha jugado LaCasmi para impulsar dicho sector durante las tres décadas que lleva funcionando como sociedad vinícola, que facilitó a los agricultores de San Miguel de Abona a diversificar los cultivos y apostar por la vid para mejorar la economía de los mismos.

lacasmi

En los 30 años de servicio de esta entidad se han pasado tiempos mejores y otros peores, pero las dificultades se han logrado superar, se resaltó durante el evento, animando a los viticultores del municipio a seguir apostando por este sector.

De este modo, Ángela Delgado destacó el crecimiento experimentado por esta bodega a lo largo de los años con la incorporación de nuevas tecnologías a la viticultura y enología, lo que se ha traducido en un desarrollo de la actividad de la comarca; mientras que el consejero insular de Agricultura, Jesús Morales, hizo hincapié en la evolución de la bodega y todo “gracias al esfuerzo y entendimiento de los viticultores” al adquirir cada vez más presencia en el mercado y abriendo nuevas vías de comercialización "dentro y fuera de Canarias".

El sector vitivinícola en el Archipiélago “está cogiendo peso, pero al mismo tiempo va cambiando porque se moderniza e innova, y eso es positivo”, añadía el titular autonómico del área, Naravay Quintero.

De este modo, consideró la importancia de realzar la figura del agricultor y su profesionalización para “poner en valor a todos los hombres y mujeres que trabajan en el campo elaborando y comercializando el vino", quien animó al consumo de productos canarios por “su frescura, calidad y porque la economía circular que se genera nos beneficia a todos”.

 Una historia que comenzó en 1987

La Bodega San Miguel se creó en 1987 a iniciativa de varios agricultores, convirtiéndose así en la primera bodega comarcal de la isla. Está adscrita a la Denominación de Origen de Abona, una comarca con características únicas y viñedos que se extienden desde cotas cercanas a nivel del mar hasta latitudes por encima de los 1.000 metros. Con el paso de los años, la bodega se ha ido adaptando a las nuevas tecnologías para poder garantizar la calidad y las cualidades organolépticas de sus vinos.

La bodega sanmiguelera oferta un amplio catálogo de vinos afrutados, rosados, blancos y secos producidos a partir de variedades locales como Albillo, Baboso Negro, Listán Negro, Listán Prieto, Malvasía Blanca, Marmajuelo, Moscatel, Tintilla, y Verijadiego Negro, cultivadas en la comarca de Abona.

Te puede interesar