Un catálogo recogerá los árboles más singulares de la capital tinerfeña

El municipio cuenta con unos 50.000 ejemplares, por lo que se elegirán aquellos en base a "sus extraordinarias características botánicas, por su longevidad, su morfología, su razón taxonómica, su tamaño o su peculiar distribución", según el concejal de Medio Ambiente, Carlos Correa.
Palmetum_Tenerife_zona_Madagascar
Los ejemplares catalogados formarán parte del patrimonio botánico municipal.

Los árboles más singulares de municipio de Santa Cruz de Tenerife quedarán recogidos en un catálogo que elabora el Ayuntamiento de la capital tinerfeña, iniciativa que se impulsa a través de la Fundación Santa Cruz Sostenible y que cuenta con la colaboración con la Fundación General de la Universidad de La Laguna (ULL).

El concejal de Medio Ambiente, Carlos Correa, explica que los encargados de realizar el documento “eligen los ejemplares que destacan por sus extraordinarias características botánicas, por su longevidad, su morfología, su razón taxonómica, su tamaño o su peculiar distribución, entre otros factores. También se tendrán en cuenta aquellos que puedan tener un significado cultural o histórico para la población”.

Correa agrega que, en este aspecto, “ha sido fundamental la colaboración del servicio municipal de Parque y Jardines, ya que han suministrado una valiosa información al tener alrededor de 50.000 árboles inventariados en todo Santa Cruz”.

Los directores del proyecto, Victoria Eugenia Martín y Wolfredo Wildpret, indican que el objetivo “es disponer de un listado de árboles singulares en nuestra capital con el fin de reconocerlos como patrimonio botánico municipal. La idea es integrar esos ejemplares en una ordenanza que permita protegerlos y conservarlos y, al mismo tiempo, disponer de una herramienta que ayude a su divulgación con el fin de que tanto los vecinos como los visitantes de Santa Cruz sean más sensibles con ellos”.

El proyecto arrancó con la celebración de distintas reuniones en las que participaron técnicos municipales. En esas sesiones, los responsables de esta iniciativa recabaron toda la información y datos disponibles sobre las zonas verdes de la ciudad.

Posteriormente, los ejemplares seleccionados comenzaron a ser visitados con el fin de que pasen a formar parte de una base de datos digitalizada, en la que se incluyen las fichas de los árboles singulares junto a su georreferencia.

En los últimos meses, estas labores de muestreo se han desarrollado tanto en las zonas verdes del municipio como en la zona sur del Macizo de Anaga, dentro del territorio considerado como Reserva Mundial de la Biosfera.

Te puede interesar