El Gobierno regional cierra en los últimos seis años más de un centenar galerías por incumplir con las medidas de seguridad

En lo que va de año, la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento ha procedido al cierre definitivo de 18 galerías y 4 pozos en Tenerife
galeria
Dichas infarestructuras habian sido previamente clasificadas de Alto Riesgo

Un total de 117 galerías de agua y pozos en Canarias han sido cerradas en los últimos seis años por la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno regional,  que habían sido clasificadas previamente como de Alto Riesgo por los Consejos Insulares de Aguas (CIA).

En dicho balance también se resalta que a lo largo de 2017, el Servicio de Minas de la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento ha cerrado de forma definitiva 22 instalaciones, 18 galerías y 4 pozos, en la isla de Tenerife. Al respecto, se pone de relieve que todas ellas fueron catalogadas de alto riesgo por del CIA en la última actualización del censo de estas instalaciones realizada este año, después de verificar que son de titulares desconocidos.

"Desde la Dirección General de Industria y Energía se tiene previsto seguir acometiendo en los próximos años nuevas obras de cierre, a medida que el resto de los Consejos Insulares de Aguas vayan actualizando los censos de este tipo de instalaciones y realizando las notificaciones oportunas a los responsables de cada una de ellas, detectando así aquellos casos de mayor riesgo para informar al Gobierno canario", afirma el viceconsejero de Industria, Energía y Comercio, Adrián Mendoza.

De este modo, el titular del área destaca la importancia que tiene la colaboración entre la administraciones "locales, insulares y regional para realizar con éxito estos procedimientos y garantizar el control de las instalaciones hidráulicas subterráneas y su correspondiente clausura, en caso de que no reúna las condiciones de seguridad adecuadas", quien lamenta que esa falta de colaboración "no  haya permitido extender la actuación a otras islas".

El cierre de estas infraestructuras se realiza de acuerdo con el Plan de Seguridad Minera y con el Decreto 232/2008, de 25 de noviembre, por el que se regula la seguridad de las personas en las instalaciones hidráulicas subterráneas de Canarias.

De acuerdo con esta norma, las comunidades de aguas y los propietarios de los terrenos en los que están ubicadas las instalaciones hidráulicas subterráneas son los responsables de su control y mantenimiento, lo que implica mantenerlas correctamente señalizadas y cerradas.

Tanto el propietario de galería o pozo, como el de los terrenos en los que están ubicados, en el caso de las instalaciones no tengan dueño conocido, puede solicitar ante la Dirección General de Industria y Energía la clausura voluntaria, previamente a la ejecución de las obras. Este departamento debe supervisar que las obras de cierre se lleven a cabo conforme a los requisitos de construcción y seguridad establecidos en cada caso.

El cierre definitivo de las instalaciones hidráulicas subterráneas implica la construcción de varios muros de hormigón con los que se sellan tanto las galerías como los pozos a modo de búnker.

Te puede interesar