La agricultura llega al fondo del mar con el proyecto Jardín de Nemo

Investigadores desarrollan las condiciones adecuadas para que el mar pueda convertirse en espacio de siembra, proyecto que se impulsa en Italia.
nemo
El Jardín de Nemo se desarrolla en Italia (cedida).

La agricultura está superando cualquier límite gracias a la continúa investigación que se está llevando a cabo en este sector. De hecho, lo que hasta hace pocos años era ciencia ficción hoy se ha convertido en realidad y ya se cultiva en zonas más inhóspitos del planeta, incluso en el fondo del mar.  

La combinación de expertos en tecnología y de la ingeniería han permitido desarrollar las condiciones adecuadas para que, por ejemplo, en zonas tan frías como Islandia, con solo cuatro horas de luz al día en invierno, se aproveche la energía geotérmica para que los invernaderos cuenten con luz y el calor necesario para que las plantaciones den sus frutos.

En Italia, por otro lado, se está desarrollando el proyecto Jardín de Nemo a cargo de Ocean Reef Group, que con sus investigaciones han colocado sobre el fondo marino de la costa de Noli varias bioesferas y con las cuales se lleva a cabo la desalación. En este sentido, el agua salada se condensa dentro de la cúpula y gotea sobre las parcelas donde se cultivan especias y hortalizas.

Las condiciones que rodean los cultivos hacen que las plantaciones no cuenten con plagas, pero además disponen de una temperatura constante , abundancia de agua y suficiente luz solar. El único problema, si es que así se le puede llamar, es que los agricultores para recoger sus cosechas deberán colocarse un neopreno y aprender submarinismo.

Te puede interesar