Agüimes intensifica la lucha contra la mosca del olivo

Gran Canaria Por
El ayuntamiento reparte entre 70 olivocultores un atrayante para conseguir atrapar al insecto en una trampa.
olivo
La iniciativa que impulsa Desarrollo Rural reduce el uso de productos fitosanitarios en el olivo.

El municipio grancanario de Agüimes está intensificando la lucha contra la mosca del olivo con el reparto de atrayente entre los agricultores que cuentan con este tipo de cultivo, iniciativa que se impulsa desde la Concejalía de Desarrollo Rural y que beneficia a unos 70 olivocultores.

En este sentido, el producto (fosfato diamónico) se introduce en el interior de las trampas Olipe, que resulta de "gran eficacia" para el control de este insecto. De hecho, el uso de esta técnica para el control de plagas y enfermedades de los cultivos ha derivado en un descenso de la aplicación de productos fitosanitarios, según se resalta.

Método

En el caso de control de la mosca del olivo (Bactrocera oleae) con el desarrollo de la trampa Olipe "se generó una solución fácil, barata y muy asequible a los agricultores, de ahí su rápida y generalizada difusión", se explica desde la Concejalía de Desarrollo Rural.

La trampa “Olipe” consiste en una botella de pet, tipo refresco, de 1,5 o 2 litros de capacidad con unos 4 o 5 orificios en el tercio superior de 5 milímetros de diámetro a modo selectivo para evitar entrada de insectos beneficiosos, como crisopas y abejas. La mosca entra en el interior y al ser la botella transparente no detecta la salida quedando atrapada.

Boletín de noticias