Las últimas lluvias salvan las cosechas en La Gomera

Las presas de San Sebastián, Hermigua, Agulo y Vallehermoso cuentan con agua para casi un año, según afirma el presidente colombino, Casimiro Curbelo, quien destaca las actuaciones en materia hidráulica para luchar contra la sequía.
Presa-de-Chejelipes-en-las-últimas-lluvias-300x225
Las presas gomeras están a un 80% por ciento de su capacidad (cedida).

Las últimas lluvias caídas en La Gomera han permitido que la Isla ponga punto y final a una de las peores sequías que se ha registrado en la última década, según se afirma desde el Cabildo. De este modo, afirman que las presas se han llenado y las cuencas de San Sebastián, Hermigua, Agulo y Vallehermoso hay reservas para casi un año, "solo bastaría un pequeño empujoncito más para que definitivamente los agricultores puedan respirar tranquilos del todo".

Existen presas como la de Las Rosas, en la que apenas faltan siete metros para que esté totalmente llena, la de Chejelipes está casi al límite o la de La Encantadora se sitúa ya en un 80% de su capacidad. Las lluvias han caído en la cantidad suficiente como para "dar un respiro a la preocupante situación en la que se encontraba la Isla", destaca el presidente insular, Casimiro Curbelo, quien asegura que "no se trata solo de precipitaciones, sino también la política hidráulica seguida por el Cabildo durante los últimos años, que ha permitido que este recurso sea utilizado al máximo posible".

De este modo el mandatario insular indica que la política hidráulica seguida por esta institución en los últimos años "ha sido decisiva a la hora de frenar los efectos de la sequía", pues hay que tener en cuenta que en su momento la Isla apostó por los sondeos como modo de abastecimiento y el éxito de la iniciativa ha sido absoluto.

"Pero nuestro territorio cuenta con mayor número de presas de todo el mundo y este conjunto de factores, así como de previsiones, ha hecho que en estos momentos podamos decir que la sequía, pese a su dureza, ha podido ser más llevadera y los recursos hidráulicos, aunque escasos, se han podido aprovechar al máximo”, señala Curbelo.

La situación fue "dramática"

La administrativa de la Comunidad de Regantes de Hermigua, Yurena Negrín Prieto, tampoco puede ocultar la satisfacción que existen entre los agricultores por las últimas lluvias. Después de dos años continuos de sequía, estas precipitaciones "han sido recibidas casi como si de una bendición se tratara", resalta.

Expresa que dicho municipio la práctica totalidad de los depósitos se encuentran llenos y en el caso de Mulagua las obras llevadas a cabo por el Consejo Insular de Aguas para evitar las pérdidas que antes se registraban, ha dado sus resultados. De esta manera, con las últimas lluvias se ha logrado que su nivel suba 15 metros y se sitúe casi al límite de su capacidad. En el caso de Los Tiles que estaba prácticamente vacía, se ha llenado tres metros.

La situación, según Negrín Prieto, llegó a ser casi dramática a causa de la sequía que obligó a establecer estrictas medidas restrictivas. La agricultura se tuvo que abastecer de las escorrentías, depósitos y lo mínimo posible de las presas, con el fin de no agotar las reservas. No se hacía frente a un panorama igual desde el año 2012. Y fue así hasta el punto de que en la cuenca de San Sebastián prácticamente se habían acabado las reservas y se tenía que regar con agua de los pozos, en Hermigua se estaba al 15% de la capacidad y en Agulo al 30%. En Vallehermoso presas como la de Benchijigua estaba vacía.

Pero Negrín Prieto subraya que “las últimas precipitaciones han permitido revertir esta nefasta situación y en la actualidad los agricultores comienzan a respirar tranquilos”, si bien reconoce  que las lluvias han sido más "generosas" en el sur de la isla que en el norte. El problema añadido que acarrea estas sequías que se alargan tanto en el tiempo es que cuando caen, primero son absorbidas en casi en su totalidad por la tierra seca y a partir de aquí es cuando pueden empezar a llenar las presas.

Plan Hidrológico

En estos momentos La Gomera sigue a la cabeza en cuanto al cumplimiento de plazos en la elaboración de sus respectivos planes hidrológicos. El primer ciclo que abarcaba de 2009 a 2015, ya se encuentra acabado; mientras que ahora se trabaja en el tramo final del segundo, hasta 2021. 

Hay que tener en cuenta que el objetivo es ir reduciendo los desfases temporales de forma progresiva de manera que cuando el tercer ciclo entre en vigor en el año 2021 se pueda estar al día. De hecho, ya se está avanzando en este sentido y se han sentado las bases de los trabajos previos hasta el punto de que se ha contratado a una empresa para que haga el estudio general de la demarcación y medios, se afirma desde la Corporación insular.

Te puede interesar