Agricultores y ganaderos jubilados se sumarán mañana a las protestas para reclamar pensiones dignas

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) afirma que las pensiones que reciben los agricultores y ganaderos es un 41% menor a la de jubilados de otros sectores.
trabajador campo
La UPA reclama que las pensiones asociadas al campo y ganadería suban en base al IPC.

“Las rentas de los jubilados deben volver a indexarse a la inflación”, así de rotundo se han posicionado desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA). Por ello, sus representantes, afiliados y afiliadas participarán mañana masivamente en las protestas convocadas por los sindicatos UGT y CC.OO.

UPA asegura que la discriminación de los jubilados del medio rural es aún más grave que en las ciudades, como que la pensión media del sector primario es de 709,85 euros, frente a los 1.208,40 del resto de sectores (un 41% menor). Por ello, casi el 35% de la población rural está en riesgo de exclusión social,10 puntos por encima de la media europea, según se afirma desde dicho sindicato agrario.

“El futuro de los pueblos está íntimamente ligado al futuro de las pensiones”, han explicado desde UPA, dado el alto grado de envejecimiento de los municipios pequeños, por lo que “necesitamos una revalorización anual justa y suficiente”.

La desvinculación del IPC para la revalorización de las pensiones "está haciendo a los jubilados y jubiladas un poco más pobres cada año, ya que las pérdidas de poder adquisitivo se van acumulando". UPA ha explicado que, en un año en que el IPC fuera del 2%, por cada año de recesión se podría llegar a perder un 1,75%, mientras que en los años “buenos” sólo se recuperaría como máximo un 0,25%, es decir, por cada año de recesión necesitaríamos siete años para recuperar el poder adquisitivo perdido, lo que en opinión de UPA es “injusto y absurdo”.

Pérdida anual de casi 80 euros

"Si tenemos en cuenta que en 2017 el IPC fue del 1,2% y, en cambio, la subida de las pensiones fue del 0,25%, respecto a la pensión mínima (fijada en 606,70 euros) la pérdida anual de poder adquisitivo ha sido de 79,80 euros, cantidad significativa si tenemos en cuenta que las pensiones del sector agrario son las más bajas del sistema", se resalta desde la organización.

En su día la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ya se mostró "rotundamente" en contra de esta reforma del sistema de pensiones, pues "agravaba la brecha económica y social entre los ciudadanos rurales y los urbanos".

Por ello, proponen restaurar la vinculación entre la revalorización de las pensiones y el IPC, para garantizar así el poder adquisitivo de los pensionistas, ya que esta desvinculación supone el desmantelamiento de la estructura de nuestro sistema de protección social y genera bolsas de pobreza entre la población pensionista del sector agrario.

Te puede interesar