Un total de 148 vinos optan a Mejor de Canarias 2018

La Casa del Vino acogió hoy la primera jornada del XVIII Concurso Oficial de Vinos Agrocanarias, que impulsa la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias.
catas vinos agracanarias 2018
Un momento de la cata-ciega llevada a cabo hoy en la Casa del Vino, en Tenerife (cedida).

Un total de 148 vinos compiten por lograr el galardón de Mejor Vino de Canarias en la decimoctava edición del Concurso Oficial de Vinos Agrocanarias, cuya primera jornada de cata se celebró hoy en la Casa del Vino, en Tenerife. A este certamen regional, organizado por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, a través del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA), se ha incorporado como novedad este año producciones de la Isla de Fuerteventura.

Dicho concurso reconoce las mejores producciones con DOP, elaboradas y embotelladas en el Archipiélago, agrupadas en nueve categorías diferentes, según el tipo de uva y el modo de elaboración, procedentes de diez de las 11 Denominaciones de Origen Protegidas de Vinos del Archipiélago. Por islas, 113 corresponden a Tenerife, 17 a Gran Canaria, 8 a La Palma, 5 son de El Hierro, 3 de La Gomera y 2 de Fuerteventura.

Atendiendo a la tipología del vino los concursantes se dividen en 49 tintos, 48 blancos, 24 semidulces, 16 rosados, cinco dulces, dos de crianza, dos espumosos, un malvasía dulce y un semiseco.

El concurso continúa registrando un importante volumen de participación después de 18 años, manteniendo el interés del sector vitivinícola, señaló el director del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA), José Díaz-Flores.

Al respecto, expresó que "el certamen constituye un importante apoyo para los viticultores y bodegueros, al reconocer la calidad de sus vinos y la labor que desarrollan día a día, y al promover la comercialización de unas producciones singulares con unas características únicas, fruto de variedades autóctonas y de una viticultura heroica en suelos volcánicos".

Dos jornadas

Durante dos jornadas, un panel integrado por una veintena de expertos catadores -compuesto por representantes de los Consejos Reguladores, organizaciones agrarias, sector hostelero y de la distribución, enólogos, sumilleres y chefs- evalúa a los concursantes mediante un sistema de cata ciega, utilizando una 'tablet' digital para registrar las puntuaciones que conceden a los distintos caldos siguiendo una ficha de cata acordada por el jurado.

Los caldos mejor puntuados optan a los galardones de "Mejor Vino de Canarias", "Mejor Vino Ecológico", "Mejor Vino de Producción Limitada" (categoría creada con el objetivo de ofrecer a las bodegas que elaboran cantidades muy pequeñas la oportunidad de participar en el concurso y en respuesta a las peticiones formuladas por el sector) y "Mejor Imagen y Presentación", modalidad en la que se valora exclusivamente el diseño y presentación de las producciones participantes. Además de estos premios, los caldos que hayan obtenido las máximas puntuaciones-siempre que éstas sean superiores a 90 puntos- serán distinguidos con la Gran Medalla de Oro y las producciones que superen los 85 y 80 puntos, recibirán los galardones Medalla de Oro y Medalla de Plata, respectivamente.

En La Palma, la final

La segunda sesión de cata se celebrará el jueves 22 de marzo en el Parador de La Palma, y los premiados se anunciarán en un acto que tendrá lugar al día siguiente en el Casa Salazar, en Santa Cruz de La Palma. Sin embargo, la entrega de galardones está prevista en un evento conjunto con los premiados en los diferentes certámenes Agrocanarias de quesos, gofio y aceite, y este año, por primera vez también de sal.

Este concurso, que se viene desarrollando desde el año 2000, se ha convertido en una eficaz herramienta para la promoción de los vinos canarios y en una cita ineludible para expertos del sector que se reúnen para analizar y reconocer la calidad de la producción vinícola de las Islas. El Concurso Oficial de Vinos Agrocanarias representa un apoyo importante para los productores de vinos del Archipiélago, al permitirles afrontar la comercialización de sus productos con el impulso que aporta el reconocimiento obtenido en un encuentro que constituye un referente en los certámenes de este tipo que se celebran en Canarias y es el único de carácter oficial.

Te puede interesar