Tenerife cuenta con más de 18.100 hectáreas de superficie cultivada

Tenerife Por
La isla contabiliza el 38 por ciento de la superficie de cultivo del Archipiélago, según el último Mapa de Cultivos presentado por los consejeros Narvay Quintero y Jesús Morales.
Plataneras_-_panoramio
El plátano continúa siendo el principal cultivo y ha aumentado su superficie en 33 hectáreas

El último mapa de cultivos muestra la estabilidad del sector agrícola en Tenerife , ya que pone de manifiesto que la Isla, a pesar de la crisis, ha logrado mantener la superficie cultivada reflejada en el último mapa, de 2008.  En este sentido, el informe constata que Tenerife cuenta con 18.117 hectáreas cultivadas, que representa el 38% de la superficie de cultivo en el Archipiélago.

Los datos presentados por los consejeros de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias y del Cabildo, Narvay Quintero y Jesús Morales, respectivamente, también reflejan la profesionalización que está experimentando el sector del campo tinerfeño. De hecho, se pone de relieve un aumento de la superficie de los cultivos de huerta destinados al mercado interior, en 1.070 hectáreas, lo que supone un incremento del 16% de la superficie cultivada. Es decir, se reduce la superficie de los huertos familiares en beneficio de los cultivos de huerta-papa, hortalizas, y barbecho- en explotaciones profesionales.

El mapa de cultivos constituye una herramienta fundamental para el sector primario y las administraciones "a la hora de desarrollar la planificación de las políticas agrícolas, y arroja datos positivos que muestran la tendencia de profesionalización del sector, lo que se traduce en una renta mayor  y mejor calidad de vida para los agricultores", explicó Quintero.

"Asimismo, refleja que se ha parado la caída que el sector primario experimentó entre 2000 y 2008 y que éste ha logrado diversificarse, como en el caso del subsector del tomate, para adaptarse a las circunstancias y atender a las nuevas demandas del mercado", añadió.

Por su parte el consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo de Tenerife, Jesús Morales, comentó que estos trabajos son resultado de la actuación coordinada entre administraciones y se refirió a las distintas acciones que están llevando a cabo desde la corporación insular para ampliar la disponibilidad de agua y la capacidad de transporte de este recurso, "para seguir fomentando la actividad agraria y que la superficie de cultivo aumente".

Por cultivos

Las papas, los viñedo y los plátanos son los cultivos que mayor superficie ocupan en Tenerife, que representan el 58%, 38% y el 44% del total de Canarias. Además, el plátano continúa siendo el principal cultivo y ha aumentado su superficie en 33 hectáreas en el mismo periodo. Zona suroeste, Isla Baja, Chasna y La Orotava son las áreas principales dedicadas a este producto.

Los dos subsectores que presentan superficies menores son el de las plantas ornamentales y el del tomate (este último está siendo objeto de una estrategia promovida por el Ejecutivo canario para su frenar su caída). Sin embargo, del análisis se constata que el retroceso del tomate no significa la disminución de la superficie dedicada a cultivos, pues los productores de este subsector están sustituyéndolo por otras producciones.

Respecto al viñedo, cabe destacar que la superficie detectada ha disminuido en 83 hectáreas, cifra debida probablemente a una mayor definición de los medios utilizados para realizar los cálculos. Los cultivos de huerta, destinados principalmente al mercado interior aumentan la superficie cultivada un 16%, dentro de ellos cabe destacar el aumento de las hortalizas un 103% y la papa un 33%.

La superficie destinada a frutales sube un 30% en el periodo, destacando cultivos como el aguacate, que prácticamente ha doblado su superficie desde 2008, pasando de 270 hectáreas a 458.

Por último, cabe destacar que la superficie bajo invernadero supone un 14% del total cultivado y es estable. Además, por primera vez, se ha georreferenciado  la superficie de regadío, que ocupa el 65% del total cultivado, lo que demuestra la importancia de la disponibilidad de agua para el futuro de la agricultura en la isla y en Canarias.