Unas 700 hectáreas de viñedos de Vilaflor y San Miguel de Abona peligran por la sequía

La falta de agua también pone en riesgo la siembra de papas en esta zona de la Isla. Ante la situación, Asaga Canarias busca junto a los ayuntamientos afectados y el Cabildo de Tenerife soluciones para llevar agua desde Fonsalía a la balsa de Trevejos.
reunion casmi
En la reunión se constató la preocupación del sector agrícola de la comarca de Chasna (cedida).

La sequía que sufren los municipios de Vilaflor de Chasna y San Miguel de Abona podría afectar muy seriamente al sector agrícola y, especialmente, al viñedo y papas si no se toman medidas urgentes para paliar la actual situación.  De hecho, se corre el peligro que se pierdan 700 hectáreas de viña, pero también que no se pueda sembrar la próxima cosecha de papas y además de no contar con de riego para el verano de 2018, según se advirtió en el transcurso de la reunión que mantuvo la presidenta de la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (ASAGA Canarias ASAJA), Ángela Delgado; el presidente y el consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo Insular de Tenerife, Carlos Alonso y Jesús Morales, respectivamente; el gerente de Balsas de Tenerife, Escolástico Aguiar, y los alcaldes de los ayuntamientos afectados, Arturo González y Agustina Beltrán, con los agricultores de la zona.

Durante el encuentro, celebrado en las instalaciones de la Cooperativa de San Miguel (Casmi), se destacó que la situación es “insostenible” debido a la ausencia de precipitaciones durante esta primavera y otoño. El panorama más complicado se concentra en el municipio de Vilaflor de Chasna donde se han tenido que aplicar cortes de suministro a la población, así como restricciones de consumo a la agricultura. Al respecto, la balsa de Trevejos (Vilaflor), principal suministrador de agua de riego de la comarca y con capacidad para 277.934 metros cúbicos, solo cuenta en la actualidad con 10.512 metros cúbicos, es decir, un 4 por ciento del volumen total y dicha cantidad es “totalmente insuficiente” para abastecer a los cultivos de la zona, según denunciaron los agricultores.

Ante este déficit hídrico las posibilidades que se barajan, según apuntaron desde la Corporación Insular, es saber qué medidas e infraestructuras van a permitir generar y distribuir agua a corto y medio plazo para poder garantizar el abastecimiento de este recurso a las explotaciones agrícolas del municipio. Entre estas medidas se plantea la posibilidad de que “la desaladora de Fonsalía  (Guía de Isora) pueda servir para permutar agua y beneficiar zonas como la parte alta de Trevejos  además de ampliar su radio de acción hacia otros municipios como el de Adeje”, según se destacó.

Hace falta un caudal de 100 pipas por hora

Para la presidenta de ASAGA Canarias, Ángela Delgado, “paliar las carencias de agua de este municipio va a depender de la suma de varias medidas, pero lo importante es que el aprovechamiento de estas aguas que se van a desviar desde Fonsalía (Guía de Isora) no supongan un sobrecoste para el agricultor que acabe perjudicando todavía más su rentabilidad, dadas las circunstancias”.

Según apuntaron desde el Ayuntamiento de Vilaflor, la solución para poder asegurar la próxima siembra en el municipio, así como el riego a los cultivos de cara al periodo estival, pasaría por “disponer de 100 pipas la hora” (aproximadamente 50 metros cúbicos la hora)".

En cualquier caso, ASAGA Canarias, las instituciones públicas y el sector agrícola se volverán a reunir el próximo 20 de enero para definir y concretar las acciones que se van a llevar a cabo y poder así paliar esta situación y evitar la pérdida de las producciones.

 

Te puede interesar