Los agricultores del sureste de Tenerife accederán más fácilmente al agua de riego

La entrada a pleno rendimiento de la desaladora de Fonsalía permitirá aliviar la sequía que sufren las explotaciones agrícolas de esta zona de la Isla.
Tubos y tuberías fonsalia
Un momento de la visita realizada hoy a la desaladora de Fonsalía, infraestructura entregada al Cabildo tinerfeño (cedida).

La entrada a pleno rendimiento de la desaladora de Fonsalía (Guía de Isora) ya es una realidad y su operatividad aliviará la sequía que sufren las explotaciones agrícolas del sureste de Tenerife, como así se destacó en el transcurso del acto de entrega de dicho recurso hidráulico.

"Es una infraestructura de futuro, ya que es necesario garantizar el abasto de agua y complementarlo con agua de excelente calidad para el sector primario", manifestó el consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno regional, Narvay Quintero, quien añadió que "debemos pensar en grandes infraestructuras pero también en otras más pequeñas de ámbito local". Así, señaló que "los cabildos están implicados en este proyecto, planificando y priorizando obras y ejecutando posteriormente redes de transporte para garantizar un eficiente uso de estos recursos".

El presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, también hizo especial hincapié en el sector agrario, uno de los principales afectados por la situación de sequía, y expresó su satisfacción porque "esta desaladora es ya una realidad y nos permite encarar los próximos años con mayor optimismo"; mientras el jefe del Ejecutivo canario, Fernando Clavijo, reconoció que con la puesta en marcha de este recurso hídrico se da "un paso importante para mejorar el aprovechamiento de los recursos naturales y atender a las demandas sociales y las necesidades de la población y de sus productores".

Además, el presidente regional subrayó que "en los próximos años nuevas actuaciones, ya en marcha, permitirán disponer de agua regenerada para la agricultura". Asimismo, con el fin de rebajar los costes de energía inherentes a la producción de agua, Carlos Alonso pidió a los representantes del Gobierno autonómico "la asignación de cupo preferente de energías renovables para productores, públicos o privados, de agua para que sea más sostenible".

Por su parte, el alcalde de Guía de Isora, Pedro Martín, expresó su satisfacción porque "este tipo de infraestructuras nos permiten planificar el futuro de esta zona en desarrollo, no sólo para la ciudadanía, sino también para los agricultores". De este modo, el mandatario municipal insistió en que "no se puede plantear un desarrollo si no se tienen recursos de agua, como el que esta infraestructura nos aporta".

"Esta gran obra es fundamental para la agricultura", señaló la presidenta de ASAGA, Ángela Delgado, quien reivindicó que "toda el agua que se pueda sacar de la depuración de aprovechamiento para el campo no debería tener un sobrecoste para el agricultor y únicamente se pague por  el coste de elevación desde la depuradora hasta la zona de cultivo”.

Para 70.000 habitantes

Esta instalación dará servicio a unos 70.000 habitantes de la zona costera de los municipios de Guía de Isora y Santiago del Teide y liberará nuevos recursos hídricos para la agricultura de la zona. Las obras, que ha ejecutado la consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas, a través de su Dirección General de Aguas, finalizaron hace unas semanas una vez que ha concluido el obligado periodo de prueba de la instalación, antes de su entrega definitiva.

Este periodo de pruebas de la Estación Desaladora de Agua de Mar (EDAM) se ha desarrollado mientras se instalaban y probaban los tres bastidores que la empresa se ha visto obligada a sustituir, al haberse detectado ciertos problemas que ya han sido resueltos. Desde finales del mes de junio, esta instalación estaba funcionando de manera provisional para poder aportar al sector agrario de la zona un total de 2.000 metros cúbicos diarios de agua.

La depuradora tiene una capacidad para generar 14.000 metros cúbicos diarios de agua, en una primera fase, que se puede aumentar hasta los 21.000 y 40.000 metros cúbicos en sucesivas ampliaciones. Las obras han supuesto una inversión de 16 millones de euros dentro del convenio en materia de Obras Hidraúlicas entre el Estado y Canarias (financiada con fondos europeos FEDER y del Ministerio de Agricultura), y las pruebas indican que el agua resultante es de excelente calidad y con baja conductividad, lo que ha permitido su uso por parte del sector agrario durante estos meses.

A 62 metros de profundidad

El proceso de desalación incluye ocho pozos-sondeos para la captación de agua de mar a 62 metros de profundidad, equipados con bombas de 450 metros cúbicos por hora cada una, además de un pretratamiento con tres filtros de arena y tres filtros de cartucho, con su correspondiente dosificación de reactivos químicos.

A ello se suma el proceso de desalación propiamente dicho con tres líneas gemelas para 4.667 metros cúbicos al día cada una, con tres bastidores con 336 membranas cada uno, cuatro bombas booster para 330 metros cúbicos por hora, 15 recuperadores de energía (cámaras isobáricas) y el correspondiente equipamiento auxiliar para el lavado químico y desplazamiento del interior de las membranas.

Completan la instalación un depósito de agua osmotizada y otro de agua producto, y un emisario submarino de evacuación de salmuera. El agua se traslada al depósito de cabecera, con 10.000 metros cúbicos de capacidad y a 167 metros de cota, mediante tres bombas que impulsan 390 metros cúbicos cada hora.

Te puede interesar