La continuidad de las razas ganaderas canarias se garantiza con la creación de un banco de semen

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas contempla 150.000 euros para creación de un banco genético el próximo año.
cabras gobcan
La iniciativa garantizará la supervivencia de las especies ganaderas de las Islas.

La continuidad de las razas ganaderas canarias centra uno de los objetivos del Gobierno canario para el próximo año con la creación de un banco genético, iniciativa que ya contempla la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas en los presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2018.

La inversión que se contempla para llevar a cabo la creación de dicho germoplasma, que coordinará la Dirección General de Ganadería en colaboración con el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA), asciende a 150.000 euros, según ha destacado el titular del departamento regional, Narvay Quintero.

El banco va a reunir semen congelado de cada una de las razas en cantidad suficiente para que en caso de que la supervivencia de alguna corra riesgo pueda ser utilizado para recuperarla. Con este objetivo, durante el próximo año se tomarán las diferentes muestras y una parte de ellas serán remitidas también al Banco Nacional de Germoplasma Animal, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

El consejero ha asegurado que "las razas ganaderas autóctonas de Canarias suponen un rico patrimonio genético que debemos conservar y potenciar, pues suponen un elevado potencial en el marco económico de las Islas y, además, representan determinados signos de identidad del Archipiélago".

Asociaciones de criadores

Por otro lado, Quintero destacó el apoyo a las asociaciones de criadores al destinarse entre 2012 y 2016 un total de 779.000 euros de ayuda, mientras que en 2017 han sido 200.000 euros.

Las razas que cuentan en la actualidad con una asociación de criadores que están trabajando por su supervivencia y mejora y que han sido reconocidas como de fomento ganadero son la cabra majorera, tinerfeña y palmera; cochino negro; oveja canaria, palmera y canaria de pelo; vaca palmera y canaria (criolla o basta); camello canario; y burro majorero.

Además de éstas, desde el Gobierno se colabora con otras asociaciones de criadores de animales que, si bien no se consideran estrictamente de carácter pecuario, tienen una importante presencia sociocultural. Estas asociaciones son garantes del cumplimiento de un patrón racial establecido y valoran a cada ejemplar para ser incorporado al libro genealógico de razas. Éstas son el perro de presa canario, podenco canario, el perro majorero, el pastor garafiano, y se están dando los primeros pasos en apoyo al lobito herreño y del ratonero palmero.

Narvay Quintero ha añadido que también contribuye al mantenimiento y mejora de las razas el que el Gobierno de Canarias esté invirtiendo 4,2 millones de euros, 600.000 en cada una de las Islas, para desarrollar el Plan Forrajero de Canarias, después de un estudio científico realizado por el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA) que "permitirá generar suelo para el cultivo de forraje, con dos beneficios para el sector ganadero: reducir costes de alimentación del ganado y mejorar el producto que se obtiene al aplicar esos forrajes a la alimentación".

Te puede interesar