Los Realejos y Güímar piden a los productores de estiércol medidas para evitar malos olores y moscas

Los alcaldes Manuel Domínguez y Carmen Luisa Castro, que hacen hincapié en que no están en contra de la agricultura, piden a los propietarios una correcta manipulación de este tipo de abono para evitar molestias a los residentes de zonas colindantes.
estiercol
Ambos municipios ya elaboran una ordenanza sobre el almacenaje del estiércol.

El uso que se está dando al estiércol sin tratamiento previo mantiene muy preocupados a los alcaldes de Los Realejos y Güímar, Manuel Domínguez y Carmen Luisa Castro, respectivamente, situación que "produce fuertes olores al medio ambiente y molestias a vecinos de zonas colindantes, especialmente cuando se trata de los restos de gallinaza”.

“No estamos en contra de la agricultura y del uso de este tipo de fertilizantes naturales, pero sí hemos de garantizar la convivencia ciudadana advirtiendo a quienes lo utilizan que existen una serie de condiciones en las que tratar la tierra con ellos y generar las menores molestias posibles al resto de vecinos”, señala Domínguez.

Entre otras consideraciones, que ya se recogían en un bando municipal previo del Ayuntamiento de Los Realejos, “este tipo de estiércol a verter en el terreno debe estar previa y debidamente tratado, no debe ser apilado y los propietarios (...) deben proceder a humedecer los terrenos”.

Por su parte, la alcaldesa güimarera resalta que “tenemos una apuesta firme e intensa en la puesta en valor del sector primario y el desarrollo de diversas acciones para su reactivación, pero entendemos que éste debe convivir también con ciertas normas de conducta con las áreas residenciales aledañas y cumpliendo unos requisitos de salubridad y de cuidado medioambiental”.

En busca del consenso

Preocupados por esta situación, y ante una falta de regulación más explícita desde administraciones supramuniciaples, los dos alcaldes han impulsado la redacción de una nueva Ordenanza Reguladora del Transporte, Utilización y Vertido de Fertilizantes de Origen Animal. En la misma se tiene en cuenta algunas normas existentes de rango superior, pero no tan definitorias como lo dispuesto en el artículo 153 del Decreto Legislativo Territorial 1/2000 de 8 de mayo por el que se aprueba el Texto Refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales de Canarias, que obliga a los propietarios de terrenos a mantenerlos en condiciones de salubridad.

Ambos han pedido ayudas a otras administraciones y por lo pronto no han recibido respuesta, por lo que para dar a luz estas nuevas ordenanzas municipales los consistorios lo han puesto en conocimiento de diferentes asociaciones agrarias para que el texto final resulte del consenso con los distintos colectivos del sector como Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (ASAGA), Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas (COAG), Asociación de La Papa Bonita, Plataforma Agrícola Libre de Canarias (PALCA), Unión de Pequeños Agricultores (UPA), entre otras.

Te puede interesar