Más de cuatro toneladas de queso se vendieron en la Feria Europea de Artenara

Gran Canaria Por Canarias Agrícola
El municipio grancanario bate récord en su segunda edición con más de 10.000 visitantes en los dos días que se prolongó dicha muestra, que reunió a quesos canarios, nacionales e internacionales.
FERIA-EUROPEA QUESO-2019
La feria superó todas las expectativas (cedida).

La segunda edición de la Feria Europea del Queso celebrada en el municipio grancanario de Artenara, evento internacional organizado por la Mancomunidad del Norte de Gran Canaria y dicho Ayuntamiento,  superó todas las expectativas de asistencia y volumen de negocio. En este sentido, la cita reunió el fin de semana a productores queseros procedentes de toda la geografía insular y otras islas como Fuerteventura, El Hierro o La Palma, además de propuestas de Andalucía, Asturias, Cataluña, Extremadura, País Vasco, Portugal e Italia

De hecho, se congregaron más de diez mil personas y se despacharon cuatro toneladas y media de quesos de las variedades y procedencias más diversas. Además, la cita contó con catas y talleres de elaboración de queso o juegos tradicionales; exposición fotográfica; y las actuaciones de grupos folclóricos, rock o el verseador Yeray Rodríguez.

Ya lo había augurado el alcalde anfitrión de esta segunda edición de la Feria Europea del Queso, Jesús Díaz, al asegurar en los días previos que “estaremos a la altura, no solo geográfica, sino de organización que merece un evento de estas características”. Y se cumplió, pues la sensación entre los organizadores y los asistentes fue de éxito total y de absoluta coordinación entre todo el personal movilizado para que la masiva y continua llegada de vehículos al municipio fluyera con normalidad. Asimismo, Díaz se congratuló de la gran acogida que ha tenido el evento y el volumen de ventas que han logrado todos los productores. Pues “es una forma de reconocerles tantas horas de trabajo, esfuerzo y sacrificio cuidando a los animales y elaborando productos de una calidad magnífica”. En este sentido, el máximo edil artenarense apeló a valorar “el esmero y las intrahistorias que llevan consigo cada queso, mucho más que un producto alimentario, guardan un pedacito del corazón y la pasión que han puesto en su elaboración los queseros y queseras”. Por ello, concluyó Díaz, “debemos de seguir apostando firmemente por el sector primario y los productos de la tierra, como generadores de economía local sostenible pero también como parte de nuestra valiosa cultura e idiosincrasia”.

Experiencia "fantástica"

“Ha sido una experiencia fantástica y muy enriquecedora” reconoció Dolors Arias, propietaria de la Formatgeria Palou, de Campdevànol, quien se mostró muy orgullosa de que “en un territorio con tanta cultura quesera como es Canarias y con la cantidad de gente que hace queso en las Islas, que hayamos tenido tanta aceptación es un privilegio”. Además, regresan a Catalunya habiendo cumplido las expectativas de vender los 150 kilos de queso que trajo su explotación a esta feria. De la variedad pelud, elaborado con leche de cabra pasteurizada, semicurado y con la corteza enmohecida que le dota de ese característico color grisáceo; el isard, elaborado con leche cruda también de cabra y curado, con una maduración de cuatro meses; y el afamado pastís de mató, del que se agotaron las existencias en la primera jornada del evento y que resultó, sin duda, uno de los grandes descubrimientos para los asistentes. Arias y su marido ya piensan en la próxima edición en Gran Canaria, donde destacó “la excelente organización y el trato que hemos recibido estos días”.

Euforia que comparte Isaac Grau, de la Formatgeria Roura Soler, quien también regresa a Sant Pau de Segúries, en el Vall de Camprodon, tras vender los cerca de cien kilos de queso de los que se abasteció para participar en esta feria. Sin dejar de despachar un queso tras otro, con unas incuestionables dotes comerciales y ofreciendo a los visitantes que se acercaban a su stand exhaustivas explicaciones de su producto y el entorno en el que los elabora, Grau se mostró “muy orgulloso por representar a Catalunya y al Ripollès en Canarias”, islas que visitaba por primera vez y de las que “estoy por no marcharme”. “Ha habido muy buen ambiente, mucho movimiento y la organización ha sido perfecta”, celebró el joven quesero gironí. En su caso ofreció dos variedades de queso, por un lado, uno de mezcla de leche de vaca y yegua, pasteurizado y semicurado, mantecoso; y otro de leche cruda de vaca, con una maduración de entre ocho y nueve meses, con un sabor más intenso.

Como intensos son los quesos de leche cruda que elabora Jesús Aranburu, llegado con su chapela negra desde Euskadi y quien repitió experiencia tras triunfar el año pasado en la Villa de Moya con el tesoro que producen sus ovejas lachas, Denominación de Origen de Idiazábal. “Estoy muy contento de estar en Canarias, del trato de los canarios, y se nota que aquí gusta mucho el queso, vienen, lo prueban y compran mucho”, celebró Aranburu mientras despachaba a un cliente “¡mira todo el queso que te llevas por nueve euros!”. De hasta tres variedades trajo a Gran Canaria en esta ocasión: curado 4 meses sin ahumar, curado 4 meses con humo y el añejo, curado año y medio “que es el que más gusta aquí pues tiene una curación larga y un sabor que no se va de la boca”. Además, explicó, “usamos cuajo natural, que es el estómago del cordero lechal que lo secamos y es con lo que cuajamos la leche”.

Otro de los más buscados fue el Cabrales de la Quesería Los Puertos, de un Alain Pendás orgulloso de representar a Asturias y de sus quesos. Elaborados con leche de cabra o mezcla de cabra y vaca, según la temporada, curado en cuevas, lo que intensifica su sabor ya de por sí muy fuerte, y cremoso para untar en pan. “Son para quienes les gusten los quesos con mucha potencia”, expresó Pendás, “y aquí están encantando porque mucha gente me dice que les recuerda a los quesos que se elaboraban antiguamente, pues ya no se hacen tan curados ni tan fuertes”. Alain también regresa a Asturias muy contento ya que “los canarios nos han tratado muy bien”.

A la cabeza del consumo

El queso es, sin duda, un producto que goza de una gran aceptación y reconocimiento en Gran Canaria particularmente y en Canarias en general, pues el Archipiélago, con la Comunidad Valenciana y el Principado de Asturias, se sitúan a la cabeza del consumo en España. Donde cada español gastó una media de 56,27 euros en queso, el equivalente a un consumo de 7,66 kilos al año, según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Y, no en vano, en el Norte de esta isla se encuentra una de las tres denominaciones de origen de queso de Canarias, la D.O.P. Queso de Flor de Guía/Queso de Media Flor de Guía/Queso de Guía, uno de los productos locales más reconocidos y laureados internacionalmente edición tras edición de los certámenes queseros más importantes del mundo. Tanto, que Canarias ha sido en los últimos tres años la región del mundo con más premios y mejor valorada en el World Cheese Awards, el certamen más prestigioso del sector, incrementando desde 2015 un 25% el valor comercial de los quesos canarios exportados y un 46% el volumen de las exportaciones de este producto.

En términos de volumen, los quesos frescos son los más demandados, con el 27,6% del total; seguidos de los quesos semicurados, con el 23,2% y el queso fundido, con el 11,2%. En menor proporción se consumen otras variedades como el queso tierno, 6,4%; oveja, 5,5%; y los quesos curados, 5,3%. El 20,9% del consumo total corresponden a otras variedades que incluyen cabra, queso de bola, emmental, gruyère o el queso azul, entre otros. Y si bien los quesos acapararán todo el protagonismo en esta cita de gran relevancia para ganaderos y queseros, en Artenara podrán maridarse con vinos de Gran Canaria, cervezas artesanales y licores, además de fresas, guarapo, miel, pan, turrones y repostería, entre otros productos representativos de la Comarca Norte que se expondrán en el medio centenar de stands distribuidos por el casco artenarense.

Boletín de noticias